No a la naturalización de la violencia y a la discriminación contra la mujer | FOAL

No a la naturalización de la violencia y a la discriminación contra la mujer

Lunes, 27 Noviembre, 2017 - 13:15

Comunicado de la UNION LATINO AMERICANA DE CIEGOS.

Logotipo de ULACEl 25 de noviembre ha sido declarado por las Naciones Unidas como el  Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

No hay duda que las alarmantes cifras a nivel mundial justifican plenamente todas las acciones que puedan realizarse para dar visibilidad a una problemática social arraigada y dramática. Una  de cada tres mujeres en el mundo sufre violencia física o sexual, principalmente a manos de un compañero sentimental; incluso  según ONU Mujeres, la violencia contra las mujeres es el abuso más generalizado de los derechos humanos y “el feminicidio es su expresión extrema".

Las mujeres de nuestra región sufren particularmente la violencia de género. 14 de los 25 países con las tasas más elevadas de femicidios del mundo están en América Latina y el Caribe, siendo en esta parte del globo donde mueren asesinadas unas 60 mil mujeres al año.

No existen datos concretos sobre cuántas mujeres víctimas de violencia de género tienen discapacidad, pero si resulta claro que esta condición aumenta su vulnerabilidad por la falta de oportunidades para acceder a la educación, el trabajo, la rehabilitación y el ejercicio pleno de sus derechos en general en nuestros países.

Desde ULAC demandamos  que los Estados de nuestra región realicen los máximos esfuerzos para combatir este problema y adopten políticas públicas que contemplen la creación de servicios de denuncias y prevención de violencia contra la mujer; elaboración de estadísticas reales sobre las mujeres y niñas que son víctimas de este flagelo; y diseño  de políticas concretas con plena participación de la sociedad civil para visibilizar este tema en su implementación y monitoreo.

La Secretaría de Género de ULAC viene desplegando distintas acciones para dar a conocer los derechos de las mujeres con discapacidad visual, contribuir con su empoderamiento y acompañar a las organizaciones y los Estados en su lucha para cambiar esta realidad dramática que tantas niñas, adolescentes y mujeres viven en cada uno de nuestros países.

Las mujeres ciegas y con baja visión  queremos asumir nuestro rol protagónico en la sociedad como  trabajadoras, profesionales, jefas de hogar, madres, hermanas, esposas y lideresas.

No queremos más impunidad, no queremos que ninguna mujer o niña vuelva a ser víctima de violencia en América Latina. Demandamos capacitación, oportunidades para trabajar y educarnos.

¡Juntas decimos no a la naturalización de la violencia y a la discriminación contra la mujer!

Fuente: 
ULAC